Sarnath, cuna del Budismo y del Emblema Nacional de India

Sarnath es una ciudad muy chiquita al suroeste de India, a media hora de Varanasi. Si uno va a pasar el fin de semana a #Varanasi, Sarnath vendría a ser como un parque donde se puede respirar aire, en el medio de una ciudad caótica. Es una ciudad mayoritariamente Budista, y ahí se pueden encontrar varios templos Budistas (y de otras religiones), un árbol que creció de un brote del árbol original donde se iluminó Buddha, Museos y otros lugares de relevancia arqueológica. Pero principalmente, esta ciudad es reconocida por ser el lugar donde Buddha dio su primer Dharma, o lección, acerca de las Cuatro Nobles Verdades, sobre las que vamos a ahondar más adelante. Pero en su pasado hay más que eso.



En dicha ciudad yacía el Pilar de #Ashoka, cuyo símbolo es el Emblema Nacional de India. La escultura original fue quebrada por los turcos durante las invasiones, y se encuentra en el Museo Arqueológico, pero la base se encuentra erigida en el mismo lugar en que fue construida. Esta escultura dio origen al nombre "Capital del León de Asoka" y consiste en cuatro leones indios, parados dándose la espalda entre sí, sobre una base que incluyen figuras de toro, caballo, elefante y ruedas de carroza, iguales que la rueda que se encuentra en el centro de la bandera India.

Todo reposa sobre una campana con forma de flor de #loto, símbolo clave en el Budismo. Este tipo de flor nace desde el barro y flora sobre la superficie mostrando su esplendor, convirtiéndose en analogía de quien realiza prácticas Budistas, que vive la vida enfrentándose a los desafíos de cada día, en un ciclo de nacimiento y renacimiento, hasta alcanzar la iluminación. Los animales se dice que representan las diferentes etapas de la vida de Buddha. El elefante corresponde al momento en que la madre de #Buddha, la Reina Maya, soñó que un elefante blanco posaba sobre su vientre una flor de loto blanca, dando lugar a la concepción inmaculada. Los deseos de Buddha como príncipe se ven representados por un toro. El momento en que él sale del palacio, comenzando su camino hacia la iluminación, está simbolizado por un caballo galopante, y el alcanzar el estado de Buddha, se ve representado por la figura de un león. 

Se dice que Buddha, luego de alcanzar la iluminación bajo una higuera sagrada, "giro la rueda del Dharma". La forma circular de la rueda, que se encuentra en la escultura, representa la perfección de la enseñanza del #Dharma. La parte del centro simboliza la disciplina, fundamental a la hora de practicar meditación, y el aro que une los radios hace referencia a la #conciencia, que atraviesa todas las partes de ella. La rueda también simboliza el esparcimiento del Budismo de país en país.

Pero eso no es todo. No sólo dio un giro, sino tres giros a la rueda, cada uno simbolizando diferentes etapas de enseñanza. El primero, fue cuando enseñó las "verdades" a sus cinco discípulos en Sarnath. El segundo fue cuando enseñó la perfección de la sabiduría, y el tercero cuando enseñó el Tantra de Mahavairocana, base del budismo tántrico. Sin embargo, existen distintas ramas del #Budismo que difieren en la cantidad de giros y en la consistencia de cada etapa.

Hay varias interpretaciones que explican el significado de los cuatro leones en la parte superior, algunas más relacionadas al régimen del Rey Ashoka y otras más relacionadas al Budismo en sí. Además de indicar los cuatro puntos cardinales, los cuatro Leones corresponden a las Cuatro Nobles Verdades que enseñó Buddha. Toda esta explicación de significados es interesante para darse cuenta cómo cada símbolo tiene un significado intrínseco, y en el caso de India, generalmente #espiritual, que pasa por delante de nuestros ojos sin que nos percatemos de ello. Como en la vida misma, digamos. ¿Cuántas cosas pasan por delante nuestro sin que le prestemos atención, y cuando nos percatamos de ello podemos conectar puntos?


Para poder entender en qué consisten las Cuatro Nobles Verdades, es fundamental entender el punto de vista que adquiere el Budismo acerca del alma y la vida humana. Todo parte de la base de que el Ser o la personalidad, no tienen una realidad permanente: es el resultado de que ciertos elementos, facultades y características, se combinen. Ninguno de esos elementos es una persona, un alma o un Ser, por separado, sino que la combinación de los mismos forman lo que popularmente se conoce como el "Ser".


La muerte de una persona es una ruptura en esta combinación; es la disociación del cuerpo y de las demás facultades y características de las que depende la vida. La vida, por ende, es una combinación; si se separan los elementos, la vida llega a un final. A la vez, existe una fuerza en el mundo, por la cual estas facultades y características (la forma, los sentidos, la conciencia, la energía mental), tienden a recombinarse. Las acciones de las personas durante la vida, y la puesta en marcha de esa fuerza, generan una especie de deseo por una nueva vida, logrando que se vuelvan a combinar los elementos cuya combinación terminó con esa muerte, pero sufriendo ciertas modificaciones según el #karma de la persona.

Dicha fuerza es el resultado moral de las acciones pasadas, acorde al karma de cada uno. Si durante la vida no hubieran deseos ni atracciones, entonces no existiría ese deseo de "recombinar", y el Ser sería, de esta manera, libre. Pero para ser desapegado después de la muerte, es necesario ser desapegado durante la vida. Por eso, quienes desean ser completamente libres deben lograr ver la vida como algo transitorio, despojarse de deseos y entender el concepto de disolución, para que cuando sus elementos que conforman el Ser, se "des-combinen", no queden deseos de "recombinarse", y de esa manera se liberaría. Bajo esta óptica es que deben interpretarse las Cuatro Nobles Verdades. Pero para todos aquellos que todavía no quieren liberarse de la vida terrenal, por decirlo de alguna manera, seguir las enseñanzas de Buddha es un buen paso a realizar para alivianar cualquier tipo de dolor o sufrimiento, y poder darle un zentido a la vida más profundo. Incluso es bueno desafiar a la mente y reinterpretar el concepto de "sufrimiento", que puede parecer alejado a la cotidianidad, pero en realidad está presente en la mayoría de los actos que podamos realizar, en mayor o menor medida. Y como todo, no basta con ser afín a la teoría. Pueden gustarte sus enseñanzas o no, pero nada va a pasar si no las pones en práctica. Es como querer correr pero no largarse a hacerlo. Nunca vas a saber cómo es el sentimiento de terminar una carrera si nunca diste, literalmente, el primer paso. Y volviendo al punto, las Cuatro Nobles Verdades son: 1- El sufrimiento existe y es universal. El nacimiento, el envejecer, la enfermedad, la muerte, la presencia de quienes uno no ama, la ausencia de quienes uno ama, y todo lo que uno desea y no obtiene, genera sufrimiento. Todas estas cosas son elementos a los que los seres humanos apegan su existencia. Además de ello, el sufrimiento también se provoca por la generación de expectativas. Vivimos sujetos a las imágenes mentales que nos hacemos de las personas o de las situaciones, y cuando ello no alcanza nuestras expectativas, nos frustramos o decepcionamos, y eso deviene en sufrimiento. Los seres humanos estamos en la constante búsqueda de saciar deseos y ansiedades, logrando solamente satisfacción temporaria, en una especie de círculo vicioso donde deseos aparecen, se satisfacen, logran satisfacción temporaria, y ella se desvanece, dando lugar a un hueco, insatisfecho, que va a ocuparse con otro deseo. "Los deseos son como el agua salada. Cuando más bebes, más sed tienes".

2 - La causa del sufrimiento. El deseo, que lleva a un nacimiento atrás del otro, está acompañado de placer y dolor. Se hace referencia a tres tipos de deseo:      - El deseo sensual, que es una capa superficial del asunto, ya que refiere a lo sensorial. Es el apego por lo que clasificamos agradable, tanto de objetos como de sucesos, estados emocionales y atributos mentales como la inteligencia y la personalidad.       - El deseo por la existencia, que dictamina que la vida está nutrida del apego a objetos, y en la posesión o pérdida de los objetos, reposa el sufrimiento. Se relaciona al constante deseo por "ser alguien" que lleva a una vida neurótica donde el reconocimiento de otros es fundamental.      - El deseo por la no-existencia, el deseo de enajenarse a cualquier sentimiento que provoque dolor, a no experimentar lo que no nos gusta. Rechazar lo desagradable, no hacerse responsable ante lo que uno hace, no querer envejecer, no querer morir. 3 - La cesación del sufrimiento se logra al erradicar el deseo. Este punto es más complejo de lo que parece. Es relativamente fácil disminuir la lista de las cosas que uno desea - que a veces se disfraza con la lista de lo que uno "necesita"-, o cultivar indiferencia y desapego por objetos de deseo, que lleva a disminuir sustancialmente distintos tipos de sufrimiento, pero eso es solo parte de la superficie del asunto. Para llegar a la plenitud, es imprescindible incorporar el concepto de impermanencia de lo existente y, a partir de ello, desarrollar una actitud de desapego. El camino hacia la extinción del apego es una de las prácticas centrales del Dharma. Para ello, es fundamental hacer introspecciones para comprender qué es lo que realmente nos ata, y trabajar sobre eso, en pos de comprender y generar una actitud de desapego. De esta manera, es posible llegar al Nirvana, que involucra extinguir la codicia, los engaños y el odio. Es un estado mental que los humanos pueden alcanzar, donde se llega a la felicidad espiritual, sin emociones negativas ni miedos, y se siente compasión por todos los seres vivientes. 4 - El sufrimiento puede ser eliminado siguiendo el Noble Octuple Camino. Esta dentro de lo más conocido acerca de la práctica Budista, por lo menos en el mundo Occidental, y son pasos prácticos que, realizados a conciencia y comprendiendo la profundidad y objetivo de cada uno de ellos, pueden llevar a la cesación del sufrimiento, o de los distintos tipos de sufrimiento que uno puede llegar a experimentar. Estos pasos consisten en: 1- Comprensión correcta: Aceptar las enseñanzas Budistas. No significa creer en ellas, sino practicarlas y juzgarlas por si mismo. 2- Intención correcta. Un compromiso por cultivar actitudes correctas y actuar de buena fe.  3- Palabra correcta. Decir la verdad, evitar mentiras, falsedades, chismes y malas palabras. 4- Acción correcta. Actuar con paz y armonía, evitando robar, matar (a cualquier tipo de ser vivo), consumir en exceso y obtener placeres sensuales sin conciencia. 5- Ocupación correcta. Interpretándolo bajo un punto de vista contemporáneo, se refiere a evitar trabajar en actividades que generen daño, en cualquier forma, que exploten personas, maten animales, estén relacionadas a sustancias que intoxiquen o produzcan y/o comercialicen armas. 6- Esfuerzo correcto. Cultivar un estado de mente positivo, liberarse del mal, en todas sus formas, y de cosas insalubres, y prevenir de caer en ello en el futuro.  7- Atención correcta. Desarrollar conciencia del cuerpo, las sensaciones, sentimientos y estados de la mente. 8- Concentración correcta. Desarrollar el foco necesario para poder tomar conciencia de lo que menciona el punto anterior.


Estas etapas se pueden agrupar en tres grupos: Sabiduría (comprensión correcta e intención correcta), Conducta Ética (palabra correcta, acción correcta y ocupación correcta) y Meditación (esfuerzo correcto, atención correcta y concentración correcta).


No hace falta "ser budista" para seguir estos principios, pero sí hace falta querer hacer un bien por uno mismo para ponerlos en práctica. Porque quien termina beneficiado o perjudicado por consecuencia de sus acciones, nos guste o no, es uno mismo. Todo lo que va, vuelve. Y para concluir, tres frases Budistas:

"La paz viene desde el interior, no la busques afuera".
 "Miles de velas pueden ser encendidas por una sola llama, y la vida de la vela no se va a extinguir. La felicidad nunca va a decrecer por ser compartida".
 "La mejor manera de predecir el futuro es creándolo".

Fuentes que consulté: - Buddhism Primitive and Present in Magadha and in Ceylon - Reginald Stephen Copleston - Religion of Tibet - Charles Bell - http://www.bbc.co.uk/religion/religions/buddhism/beliefshttp://www.dalailama.com/http://smarthistory.khanacademy.orghttp://www.sarnathindia.com/http://espirituyzen.org/wp-content/uploads/2013/02/Las-Cuatro-Nobles-Verdades.pdf

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White LinkedIn Icon

© 2018 by Jessica Oyarbide.