Roma, entre esculturas y cúpulas

A Roma hay que tomarla con cautela. Por empezar, si estás viajando en presupuesto de mochilero, hay que tener muchísimo cuidado porque hay muchos “hostels” que en realidad son departamentos de personas que los alquilan a extranjeros, pero las condiciones de algunos son deplorables. No vale la pena compartir la mala experiencia que tuve pero si advertir que hay que mirar con mucho cuidado y reservar lugares que aparezcan con una buena puntuación en los rankings de páginas como Trip Advisor.


En fin. Como para empezar con el pie izquierdo, primera atracción que visito en Roma: El Coliseo. Todo bien con que la infraestructura es increíble, el sistema que tenían generado para que aparecieran los animales como por sorpresa es una locura y todo lo demás, pero… ¿no era acaso una gran carnicería? Realmente no puedo decir “qué lindo”. Además de que extinguieron unas cuantas especies de animales que traían de otros países y otros continentes, miles de personas inocentes, esclavos y prisioneros han muerto violentamente para que unos cuantos puedan divertirse. ¿En qué punto el sufrimiento ajeno es divertido? No entiendo. Realmente hay una energía horrible en ese lugar, super oscura y negativa.

Roma me da sensaciones raras. Siento en la ciudad una mezcla entre exacerbación del ego y sufrimiento. Cada cual percibe cosas distintas, pero eso es lo que a mi me pasó. De la catedral del vaticano no voy a hablar mucho tampoco, pero realmente me generó tristeza ver los semblantes de las cientas de esculturas transmitiendo dolor y sufrimiento, en vez de amor.

Se supone que esa iglesia es el máximo referente, ¿no? ¿En qué lugar se olvidaron la parte de que “Dios es amor”?. Entras y está lleno de policías gritándole a la gente y mirándote mal. Ni una sonrisa, un mínimo esbozo de alegría de estar en ese lugar. ¿Amor o poder?. Lo que si hay que reconocer es que por más tristeza que pudieran demostrar algunas esculturas, hay otras que me parecieron absolutamente increíbles y emocionantes.

La cabeza me daba vueltas por todos lados. En el hostel conocí a unos hermanos argentinos que estaban recorriendo Europa y con ellos fuimos a la audiencia papal el día siguiente. Fue todo muy loco. Esa plaza que el día anterior estaba casi desierta, hoy estaba repleta de gente de todos los lugares del mundo. De repente me sentí en un concierto de los Rolling Stones. Empezó a escucharse un bullicio en un costado y apareció el papa en su papa móvil recorriendo todo el lugar y saludando a la gente. Durante el par de horas que duró la audiencia, se leyó el evangelio en distintos idiomas y se dio un discurso acerca de la Paz en Medio Oriente. Creo que lo que más rescato de la experiencia es presenciar esa marea de gente junta buscando bendiciones y esperanza, emocionándose por el simple hecho de estar ahí, en ese momento.

El Museo del Vaticano, aunque cuestionable en algunas cuestiones, es mandatorio recorrerlo. Son tantas pero tantas la cantidad de obras de arte que no te dan los ojos para apreciar todo. Lo que a mi más me dejó sin palabras fueron unos tapices de tela de unos 3 metros de alto con un grado de perfección demasiado exquisito. Habitaciones pintadas completamente desde el piso hasta el techo, combinando colores y figuras demostrando un talento superior.

La frutilla del postre del Museo del Vaticano es la Capilla Sixtina. La palabra impresionante definitivamente le queda chica. Es inexplicable la sensación de ver esa obra de Michelangelo tan famosa ahí, en vivo y en directo. La cantidad de figuras, personas, ángeles y detalles que componen esa obra realmente te vuelan la cabeza. Es increíble hasta dónde llega la creatividad y el talento.


Para cerrar la estadía en Roma, quería ver a la Fontana Di Trevi de noche, que me habían dicho que era aún más linda y más imponente que de día. Así que, como andar caminando de noche sola en Roma no es buena idea, convoque a todo el hostel y salimos unos cuantos rumbo para allá. Nos reímos un buen rato, tomamos una cerveza frente a la Fontana, que tenían razón, es increíblemente linda de noche, y a dormir para partir a Vienna.



  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White LinkedIn Icon

© 2018 by Jessica Oyarbide.