Emprender desde la incoherencia

Leí por ahí una frase que me gustó mucho: "en la incoherencia hay evolución, porque la coherencia es repetir patrones". Coherencia es literalmente la conexión entre una cosa y otra y creo que emprender tiene mucho de incoherencia, que a la larga se vuelve coherente.


La incoherencia implica un poco de permeabilidad y flexibilidad, atreverse a hacer cosas que no parecen tener sentido ni tengan que ver con lo que uno es o hace. Pero en la incoherencia uno se da cuenta de que las cosas que menos sentido tienen, son al final las que le dan sentido a todo. Sentido proviene de sentir. Sentir no es más que el percibir sensaciones externas o internas, a través de los sentidos. Sentir implica pensar con el corazón y escuchar a la voz interna.


La coherencia implica a la mente, al pensamiento lógico al mando de las decisiones y a la regulación de las cosas bajo ciertas normas internas. Por ser coherentes muchas veces no nos permitimos ser, reprimimos lo que sentimos o pensamos y respondemos a expectativas auto impuestas y mandatos sociales que nos presionan. Todo para "pertenecer". La coherencia se encarga de cuidar que uno no se desvíe de sus planes, sus objetivos, sus metas, en donde todo tiene sentido. Pero lo que uno no se da cuenta es que la coherencia muchas veces anula nuestro sentir.


¿Por qué? Porque para sostener una imagen y cumplir ciertos objetivos, uno se mantiene en la misma línea de acción racional, sin permitirse explorar lo desconocido. Uno cree que para lograr sus metas hay que machacar con la misma receta aunque no tenga sentido para uno, pero aún así se convence de que tiene sentido.


Los emprendedores se animan a ser incoherentes. A veces la incoherencia se disfraza de innovación, una manera más polite de que sea socialmente más aceptado. #Emprender implica animarse a hacer cosas que parecen imposibles, conectar mundos que no tienen nada que ver entre sí y crear cosas que para muchos pueden no tener sentido, pero para otros si.


La incoherencia es un enorme factor de crecimiento, porque salir de la zona coherente nos permite tomar conciencia de mundos desconocidos, de aceptar cosas que no entendemos, de remover aspectos internos, de comprender sin juzgar, de ser libre. Ser incoherente y vivir muchas incoherencias te ayuda a abrir los ojos, mirar hacia atrás y darse cuenta de que todas las incoherencias tenían sentido.


Hay que animarse a ser un poco más #incoherentes, a escapar de la coherencia rutinaria, de hacer las mismas cosas siempre, porque lo que uno hace desde el corazón, por menos sentido que pareciera tener, son las que terminan siendo las que más sentido tenían.




  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White LinkedIn Icon

© 2018 by Jessica Oyarbide.